PUEBLOS CONCURRENTES

LA ALJAMA.

Sahagún se caracteriza también por su aljama o comunidad judía. Al parecer la judería se hallaba fuera de la muralla y en una zona cercana a la actual presa. La población judía de Sahagún fue cobrando importancia desde tiempos de Alfonso VI, como la mayoría de estos núcleos sus actividades se centraron en la industria, el comercio y ante todo el préstamo.

wpeF.jpg (37418 bytes)

En Sahagún existieron excelentes relaciones entre la comunidad hebrea y los monjes benedictinos, sin duda el Abad Don Diego los había protegido en 1.109 del abuso de los burgueses, mientras los habitantes de Carrión y Cea arrasaron con sus respectivos ghettos.
A ello se debe que durante las rebeliones burguesas de 1.110-1.116 estos se mantuvieran al lado de los clérigos.

Este trato cordial entre ambas comunidades produjo una convivencia pacífica, en la que se respetó la libertad de pensamiento y de culto, ya que la comunidad judía facundina tuvo sinagoga y cementerio propios, hasta que fueron expulsados de la Península por los Reyes Católicos.

wpe18.jpg (38719 bytes)

LOS FRANCOS

Como en otras muchas localidades peninsulares la mezcla de culturas era un hecho habitual. Esto se multiplicaba si cabe en la localidad facundina, esta presentaba numerosos atractivos, sobre todo económicos, debido a las facilidades del Fuero otorgado por Alfonso VI y las sucesivas concesiones de las que fue objeto la villa con los distintos monarcas.

oldaguador.JPG (76742 bytes)

Sahagún aunaba dos importantes requisitos, la componente transpirenaica en el monasterio y el ser un importante punto de irradiación para el comercio y demás actividades mercantiles. Aunque en la villa el porcentaje de habitantes francos no fue elevado, si fue conflictivo. En 1.117 conocemos la existencia de una conspiración de los francos para expulsar a los castellanos, las relaciones de ambas comunidades fueron tensas hasta que con el tiempo la asimilación cultural las normalizó.

Las actividades de los francos eran sobre todo comerciales, intercambiaban productos, vendían, compraban y en ocasiones estuvieron dedicados al cultivo de las viñas y a la venta de vino.